Plan UE transporte fluvial

¡¡ Más dinero aquí !! Paso a extractar articulo de POLITICO sobre el plan de la UE para impulsar un mayor uso de la red de canales europea.Captura de pantalla 2019-10-16 a las 10.53.58.png

La UE quiere que el 30 por ciento del transporte sea por métodos menos contaminantes, y para ello se piensa en los  37,000 kilómetros de vías navegables interiores, en detrimento del transporte por carretera. Algo que reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero de acuerdo con los objetivos de la UE para cumplir con el objetivo de carbono neutral en 2050.

Pero, pero, pero,…

Gran parte de la infraestructura de vías fluviales de Europa se remonta a las décadas de 1950 y 1960, y a menudo es demasiado antigua para albergar buques nuevos más grandes. Los puentes son demasiado bajos y las vías fluviales son demasiado estrechas y poco profundas.
La red está empeorando su estado (ya “inadecuado” actualmente), y los países se han mostrado reacios a acumular los fondos necesarios para la modernización.

Algún antecedente

En 2011, la Comisión Europea se propuso modificar el reparto entre los diferentes modos de transporte para favorecer el ferrocarril y el agua sobre la carretera. Los barcos son lentos, pero son más baratos y mucho más eficientes (en terminos globales).

Para impulsar el objetivo Bruselas está gastando el 7% de 24,000m€ en el presupuesto actual de siete años del bloque Connected Europe Facilityen proyectos para

  • conectar las vías fluviales en los corredores de transporte de la RTE-T,
  • agregar enlaces faltantes
  • integrar mejor el tráfico de barcazas con otras formas de envío de mercancías.

Pero eso es una fracción de los 13,000m€ que los países dicen que se requerirá solo para eliminar los cuellos de botella en 2030, una suma que no incluye una modernización más amplia.

Los países del Rhin (Bélgica, los Países Bajos, Francia y Alemania) representan alrededor del 85% del transporte total de mercancías de navegación interior, mientras que los del Danubio (Bulgaria, Croacia, Hungría, Austria, Rumania y Eslovaquia) representan alrededor del 15%. El resto de la UE representa solo el 0,5%.

Los Países Bajos, “hogar” de la red de vías fluviales más densa de la UE, transportan la mayor proporción de carga fluvial: un enorme 44.7% en 2017.

Cambio climático

Todo ese esfuerzo tiene como objetivo ayudar a alcanzar los objetivos de descarbonización de la UE, una de las principales prioridades de la presidenta entrante de la Comisión, Ursula von der Leyen. Pero esto no sucede lo suficientemente rápido como para detener las consecuencias del cambio climático, y el tráfico fluvial es además particularmente vulnerable.

El enfoque en los gases de efecto invernadero también tiene el efecto paradójico en la Comisión y los gobiernos nacionales, que ensalzan el transporte marítimo, pero luego exhortan al sector a que limpie sus propias emisiones cambiando a barcazas que funcionan con electricidad o gas natural.

El problema es que las lluvias, variables, y las olas de calor, cada vez más frecuentes, también están causando estragos en los niveles del agua. Lo cual dificulta los mantenimientos y el uso racional de la red de canales de la UE.

Esta entrada fue publicada en News y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.