tipos de interés bajos duraderos: consecuencias

Vamos a comentar esto un poco más en detalle. M. Patrick Artus es un columnista habitual de Le Monde. Habla de macroeconomía en sentido global. En su colaboración del domingo 28 de Julio de 2019 vuelve a la carga sobre la idea de seguir bajando tipos por parte del BCE. El titulo es: «Tasas de intereses largo tiempo bajas pueden ser contraproducentes».

M. Artus me recuerda a aquellas columnas que publicaba el diario El Pais, al final del suplemento dominical de negocios, por los años 1995 y que yo devoraba con avidez . No recuerdo la articulista; articulista, sí, porque era mujer. Aquellas eran más generales, estupendas pero generales; estas son más concretas.

No es la primera vez que M. Artus comenta la repercusión que tiene a medio plazo sobre la economía mantener tipos de interés bajos por parte de los bancos centrales. Y lo curioso es que cita fuentes (papers y libros) de las cuales algunas son de las propias entidades financieras centrales.

 

Sólo tendremos que fijarnos en el siguiente párrafo, que seguidamente paso a traducir.

L’analyse économique et factuelle semble bien démontrer que des taux d’intérêt durablement bas peuvent être contre-productifs en dégradant la situation des banques. Quelle est alors la perspective pour le système bancaire de la zone euro? Soit un système bancaire « à la japonaise », où les banques collectent des dépôts qu’elles reprêtent ensuite à l’Etat en achetant des titres publics et qui deviennent des fonds obligataires ; soit un système bancaire « à l’américaine », où les banques ont peu besoin de fonds propres puisque les entreprises se financent sur les marchés financiers et que les banques cèdent les crédits immobiliers des ménages à des agences publiques.

Esto es:

El análisis económico y el mostrado por los hechos parecen mostrar que las tasas de interés largo tiempo bajas pueden ser contraproducentes al degradar la situación de los bancos. ¿Cuál es la perspectiva para el sistema bancario de la zona euro? Ya sea un sistema bancario «al estilo japonés», donde los bancos toman depósitos que luego vuelven a prestar al Estado mediante la compra de valores públicos y que se convierten en fondos de bonos; un sistema bancario «al estilo de los Estados Unidos«, donde los bancos necesitan poco capital, ya que las empresas se financian a sí mismas en los mercados financieros y los bancos venden préstamos hipotecarios a agencias públicas.

 

O sea que aparecen DOS opciones:

  1. Sistema Japones: los bancos compran deuda de los estados con el dinero tomado del banco central.
  2. Sistema Americano: los empresas se financian por mercado financiero, no por bancario.

O sea, el dinero «barato» ofrecido por los bancos centrales no fluye a la economía «real» sencillamente porque no se pide o porque no interesa al sistema bancario soltarlo.

¿Por qué? Pues sencillamente porque el escaso margen que te deja no compensa el riesgo que se asume al prestarlo o invertirlo. ¿escaso margen? Sí. Supongamos que como banco me lo dejan al -1% y por tanto yo lo prestaré al 2-3% o puede que un poco más. y con ese 2-3% debo asumir el riesgo. Por tanto con ese dinero lo que se hace es: o no soltarlo (dedicándole a temas «internos»), o ser MUY precavido yéndose a deuda publica que me rentabilice la inversión (baja pero «asegurada»).

Tipos interes macro.png¿efectos negativos? Pues, suponiendo que los tipos son neutros y reflejan la verdad del mercado, y a mayores de que el dinero no fluye a la economía real via préstamos consumo, inversiones y circulante, tenemos varios:

  • Los estados se ven directamente beneficiados por la apetencia de su deuda (que para ellos es barata —y en algunos casos hasta negativa—). Pueden, por tanto: bien refinanciar deuda, bien producir más deuda (sea ésta para lo que sea). Deuda que, recordemos, es garantía en lo planes QE (Quantitative Easing) ofrecidos por los bancos centrales para tener cash. Mal rollo.
  • Las empresas «sanas» van a mercado a conseguir dinero, con «no» mucha diferencia del sistema bancario. Primero porque los bancos «NO sueltan», y segundo por la «agilidad» de condiciones. Aunque no dejemos de lado tan fácilmente que su financiación se encarece y es probable ademas una mayor injerencia en la gestión. Mal rollo.
  • Las empresas «no sanas» y ya comprometidas con los bancos ven refinanciada su deuda por los propios bancos (empresa zombies). Al banco le viene bien pues estos créditos existentes no llegan a ser dudosos y por tanto mejoran su propia solvencia. Mal rollo.
  • Los bancos no piden más dinero, con lo que pueden tener excesos de liquidez llegado el caso, para afrontar sin problemas los tests de stress saneando sus balances. Mal rollo.
  • El sistema financiero y bancario se ven «obligados» a buscar inversiones más rentables con las que poder retribuir a los accionistas, aunque estas inversiones sean también de «más riesgo» (p.e. deuda y moneda de países emergentes).
  • El mercado en su conjunto (dada la baja inflación y objetivo de bajar tipos) a pesar de poder disponer de dinero «fácil» y «barato» no lo coge (si lo hubiera) pues: a) no suele haber proyectos de inversión a corto plazo que aseguren un retorno en tiempos de incertidumbre o son demasiado a largo plazo como incentivar la demanda a corto, b) no se suben salarios (salvo excepciones) y por tanto tampoco se suben precios, c) no se contrata personal, pues es mejor su sustitución por «robots» (en sentido genérico) por poco dinero extra y lentamente yendo a lo seguro.

En conclusión, y cómo ya ha dicho M Artus en otras columnas, bajar los tipos de interés es, a corto plazo, interesante para todos como medida de choque (shock) pero a largo plazo es como una droga tranquilizante que amenaza de muerte al conjunto del sistema, haciendo muy complicado las futuras subidas de corrección por miedo de matar a los endeudados (deuda publica y privada).

Y yo remato comentando que: dando por sentado que la inflación sea la que dicen que es… o sea la real… y no una mera engañifa de tanto haber jugado con ella; y dando por sentado que no haya juegos fiscales (como en USA) que permitan la autocartera de acciones por recompra para su control u otro tipo de juegos contables.

Muy interesante M. Artus. Mucho!

 

Esta entrada fue publicada en News y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.