Filosofia de certificaciones

STATEMENT OF ACCOMPLISHED WORKS (SAW). Ese es el termino que tengo en mi segunfo contrato en Georgia (¡pais!) (World Bank financial, asi que lo mismo viene de ahi). A mayores está el juego de palabras en inglés que supone el “nombrecito”: uno primero razonable por ser “visto” (jajaja), el otro es el “sierra-serrucho” (jajaja lo va haciendo por partes). Este último, además, está dentro del “concepto” con cómo se aplica. Y como en la película: “el concepto… eso es lo importante”.

Un poco más, porque el lenguaje nunca es inocente, y de hecho refleja nuestra historia, nuestro modo de pensar y condiciona las operativas. En términos FIDIC se usa el IPC (interim Payment Certificate). Este otro es un concepto mucho mas “europeo occidental”, pues claramente define “pago provisional”. Creo que ya se ve uno de los puntos por dónde me dirijo. En SAW nada se especifica, ni hace ver, la provisionalidad: es algo estático (foto).

Pero más que la definición, que también, es el modelo de la planilla en si mismo. En los dos contratos que he tenido aqui, aunque el nombre cambia pues cambiaba el financial, el modelo de planilla es el mismo. Se usaba (creo) como modelo de certificación mensual en la época soviética y que aún perdura (la planilla quiero decir). También perduran algunos otros modelos que en otra parte comentaré (modificados). Preguntando un poco a quién puede saber he obtenido la información de que la planilla tendrá unos 25 años, y es posterior a la época sovietica. Asi que, cómo decía uno, parece ser de origen americano, pues USAid lleva tiempo trabajando por aqui. Y de ahi se fue generalizando su uso. No es de ningun banco, pues su normativa que yo sepa no obliga a planillas especificas.(corrección 11jul16)

Yo en España estaba acostumbrados a entregar una certificación (relación valorada) de los trabajos totales a origen a precios de contrato. De ahi se deducía el montante total anterior y listo. Se evitan muchos problemas de errores intermedios, pero lo cierto es que se pierde información. Y que yo recuerde no se está topado por una cantidad total por unidad (¡que lo mismo si!.. y yo ni cuenta).Screen Shot 2016-07-03 at 12.14.32

Al grano. Aquí se usa una hoja de cálculo que contiene diferentes columnas que detallo ordenadas de izquierda a derecha, según como uno se enfrenta a la hoja. Estos detalles son importantes, ¿vale?. Pues al final definen una “filosofía”.
A la parte izquierda de la hoja va una copia del presupuesto del contrato vigente, tal cual: unidades, precios, cantidades, total… ¡lógico!
Después aparecen las tres columnas de la “certificación a origen que se cursa en el mes”. ¿tres? sí, tres: cantidad, total y porcentaje respecto de “dinero” de presupuesto para la unidad. Ojo pues aquí pueden venir errores si el presupuesto está mal operado (no es la primera vez). A su vez, esta columna, hace ver el progreso de la unidad y… por supuesto… ¡no se puede pasar del 100% por unidad!
Después dos columnas con la anterior certificación, definidas con: la cantidad y el dinero. El dinero se obtiene multiplicando lógicamente por el precio de contrato. Debería ser un copia/pega de la anterior emitida.
Y finalmente aparecen las columnas de lo que se ha realizado en el mes… Dos columnas igualmente: cantidad y dinero. Nada que objetar, salvo lo comentado anteriormente.

El problema que tiene esta hoja es su modo de funcionar. La gente lo que hace es introducir lo ejecutado en el mes e ir sumando a la izquierda las cantidades para obtener el nuevo origen. ¿No al revés? pues no, no al revés. Tiene su lógica (buena o mala, pero la tiene). Pues la gente que firma acepta pagar “esa” cantidad en el mes. “ESA” es la filsofia y no otra. Es el “yo firmo aqui, y me responsabilizo de esto, de lo anterior no”.

Ya sé que no es nuestra filosofía. Nosotros estamos acostumbrados a hacerlo así de modo normal interiomente, y se afina al final para justificar toda la cantidad realizada. Aquí no. El presupuesto manda. Es el dinero por unidades, que uno tiene para gastarse. ¿y si el presupuesto esta mal valorado? Cosa que pasa casi siempre (hacia arriba o hacia abajo). Pues que si no se llega (y ya se verá cómo no se llega porque lo mismo es no pagando cosas) todos contentos pues sobra dinero (todos menos el contratista claro). Pero… y si hay más… pues te fastidias… y pides mas dinero de modo justificado. Recordemos que es por unidades. ¡eh!

Resumiendo. Mi problema cultural radica en que lo que se introduce es lo ejecutado en el mes. Y para eso hay autenticas peleas, pues aquí no se entiende que es “provisional”. Luego no se te ocurra colocar deducciones porque… uf… no lo entiende nadie. Y como además las justificaciones son mensuales, la gente solo se preocupa de justificar (cuando hay justificación, porque si no te dicen que es proyecto… ¡que hay cada pelea en los modificados con eso!) lo realizado en el mes. Total, que si hay un error por el medio… se olvida…

¿Lo bueno? que la hoja contiene los porcentajes POR UNIDAD de obra ejecutada. Esto es fácilmente controlable si el presupuesto es “majo”. Tiene su lado malo: que aquí la gente no termina de ver un programa de trabajo por “actividades” y se fijan para ordenarlo según el presupuesto. O sea: no hay concepto de ejecución de obra. Aquí yo siempre digo que una cosa es cómo se paga y otra cómo se hace. pero… no tengo mucho éxito.

De nuevo importante, el hecho para mi de que las cantidades no se añaden en la hoja en la parte de nuevo origen y por diferencia con la anterior sale el mes… no… se añaden en el mes y por adición con el anterior sale el nuevo origen. O sea opera de derecha a izquierda. Esto da “errores”, aunque sé que es muy práctico para gente de poco nivel.

Otro problema es lo que se suma y lo que se resta. Las columnas operan sobre si mismas, por bloques de concepto  Quiero decir: uno mete la cantidad del mes, le da su total. La cantidad se lleva por adición y se opera obteniendoe la nueva cantidad a origen, y se opera para tener su total. O sea… los totales son independientes en su cálculo. Y esto DA errores. Batalla perdida en mi caso la de meter directamente la cifra a origen.

Lo lógico (y lo he intentado varias veces pero nadie termina de verlo) es hacer al menos una ida y vuelta, para aprovechar la información y la facilidad de meter los datos. Esto es: meter la cantidad del mes, obtengo la cantidad a origen por adición, obtengo el total a origen, obtengo el total del mes por diferencia. Eso me quitaría errores que de otro modo hay que chequear para que todo encaje.

Pero eso es enredar en la mentalidad de cada uno. Los formatos, como el lenguaje, nunca son inocentes. Vestigios de una cultura…

Es curioso porque luego en la careta de la certificación, que es una hoja aparte, si que se parte de la cifra a origen deduciendo la anterior, y obteniendo el mes. ¿Una forma de que alguien en otro sitio chequee que todo encaja?

Acerca de jesus

Civil Engineer and thinker about the life this and that, here and there and over there.
Galería | Esta entrada fue publicada en News y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s